9 de la noche, todo cerrado, no tengo pan para el desayuno de mañana.
Avena siempre en la alacena, la pongo en remojo desde ahora para el día siguiente (no importa si es instátanea o en granos). Por lo general la pongo en remojo con una cucharada de Kéfir.

Preparación
Un puñado de avena
Una banana pisada o manzana
Una pisquita de sal
polvo para hornear que lo hecho a la mezcla cuando ya tiré el aceite de coco sobre la sartén (es caro ya sé, pero dura un montón)

Muy rápidamente se resuelve un desayuno distinto y fácil de hacer.
Unos chips de chocolate para la primera vez, va a resultar más tentador.

pd: ¡Qué embole desayunar todos los días lo mismo, enserio!