Será quizás que mi hija se llama Alma y en ocasiones la nombro chispita, que esta producción de Pixar me dejó vibrante.

Un profesor de música atravesado por la insatisfacción, sufre un accidente antes de poder cumplir su sueño de convertirse en un reconocido exponente del jazz. A partir de emprender un viaje al “Más Allá” tendrá la posibilidad de indagar lo que sucede en el “Gran Antes”. Es así que se topará con un alma que no ha sabido encontrar su sentido, aquella chispa que la encienda.

Una pieza que aborda el desgano y las pasiones con los temores que detrás se ocultan, las elecciones desprendidas de mandatos idealizados, pistas que nos colocan de cara a cuestionarnos: ¿Qué estamos haciendo?

Esa pregunta supe bordearla, y si, me sirvo de dicho término para dar cuenta de que años atrás, sólo podía eso. En el momento donde algo de mi deseo se comenzaba a delinear lo abandonaba, rearmandome rápidamente y ubicando todo lo que en apariencia me daba el lugar que ocupaba en mi trabajo diario. De algún modo, regocijandome de lo buena y útil que podía resultar ser para lxs demás. Si, eso. PARA LXS DEMÁS. 

Con la llegada de mi primera hija pude interrogarme y seguir, con el nacimiento de mi segundo hijo, encontré respuestas y no sabía qué hacer con ellas

Casi como en el borde de un abismo, valore lo conocido, entonces opte por nuevamente seguir. Continuar en el camino por el que venía, ya que se encontraba señalizado y con obstáculos conocidos, y eso ¿Me daba seguridad?

En el 2018 la partida física de una de mis mejores amigas, me dejó suspendida, sumergida en un profundo dolor, topandome con la finitud más dura. Los límites de mi carretera, se habían desdibujado y todo se volvió difuso. 

Entendí que era momento de construir un nuevo rumbo. De entender que si a mi aquello que hacía cada día, no me generaba entusiasmo ni ganas, era porque había cumplido un ciclo. 

El transitar la tristeza, sentirme rota y desolada me posibilitó entender que debía tomar una decisión. 

Con los años, he podido revisar algunos de los mandatos que me preceden y hacerme cargo de que algo que supo ser una gran oportunidad, ya hoy estaba lejos de serlo. 

En lugar de anclar en el miedo de movernos del lugar en el que estamos parados ¿Qué pasaría si pensáramos en lo mejor que nos puede suceder si nos animamos al cambio?